Constelaciones Familiares

Próximas sesiones: febrero 2023

Muchos de nuestros sentimientos, comportamientos y síntomas no están vinculados a nuestra historia personal,  tienen su origen en una lealtad familiar que busca que una generación reanude los conflictos

no regulados de las generaciones anteriores, para sanar el sistema ( que fluya en amor).

Las Constelaciones progresivamente encuentran el origen de estos conflictos, es como dar luz a el momento de vida que permanecía en la sombra, que también forma parte de nuestra vida.

 

El trabajo de Constelaciones consiste también en restablecer, uno a uno, todos los vínculos rotos,

en solucionar las tensiones, en volver a dar su lugar a los excluidos.

 

El simple hecho de asistir a una constelación de forma atenta y sobre todo de haberse impregnado de la imagen final del orden restablecido ya hace su camino hacia el inconsciente. No solo beneficia al interesado.

Los representantes también reciben algo muy sanador para sus propias vidas.

Los órdenes del amor

La pertenencia.

Todos los miembros de una familia tienen el mismo derecho de pertenencia. Es un derecho que no se puede impugnar. No hay grado de pertenencia superior o inferior. El simple hecho de nuestro nacimiento (hasta debería decir concepción) nos da un lugar en la familia. Incluso nuestra muerte no puede volver a poner esta pertenencia en cuestión.

 

El orden.

El orden sistémico respeta el orden cronológico. Así los padres vienen antes que los hijos. El primer hijo viene antes que el segundo y así sucesivamente. Un primer cónyuge guarda su lugar de primer cónyuge, incluso si no es ya el cónyuge actual. Los "grandes" asumen las responsabilidades que les vuelven de nuevo, los niños no son más que niños, los mayores tienen derechos y deberes frente a los más jóvenes.

El equilibrio entre dar y tomar.

Las relaciones humanas se equilibran según un intercambio equitativo entre dar y tomar (o recibir). La perpetuidad de una relación es condicionada por la igualdad de este intercambio.

Entre padres e hijos, el intercambio se hace de manera diferente: los padres dan la vida al hijo, el hijo recibe la vida de sus padres. Cuando el hijo se vuelva padre dará a su vez a sus hijos, que tomarán. Así el intercambio entre padres e hijos se equilibra ya que la deuda de los hijos hacia los padres por la vida recibida es tan grande que es imposible de devolver. De esta forma el equilibrio se establece.  ¿Y cuándo no tenemos hijos? Entonces lo importante es hacer algo bueno con nuestra vida que enriquezca nuestro entorno.

La importancia de las constelaciones familiares radica no solamente en el hecho de que pueda permitirnos sanar aspectos personales de nuestras propias vidas. Su verdadera fuerza se manifiesta en el Alma familiar y frecuentemente tras una constelación empiezan a sucederse cambios en las familias o grupos involucrados.

Otra de las grandes virtudes de las constelaciones familiares es que nos permite restablecer un Orden que va a favorecer a las generaciones venideras, .

¿quieres vivir la experiencia?

Próximas sesiones: febrero 2023

 Yoga Viva Calle 109 14a 09 tercer piso Bogotá

Participante: $90.000

( Dentro de la dinámica grupal se elegirán las persona a constelar, en este caso pagarán $90.000 más ) 

Cupos limitados | Escríbenos a info@yogaviva.com.co para consultar disponibilidad y reservar.

​Con Doris Jaramillo Castillo

 

Psicóloga con enfoque Sistémico y Transpersonal, Consteladora, Instructora del Sistema Rio Abierto en Terapias Psico Corporales, con amplia experiencia

(más de 25 años) apoyando procesos de crecimiento y desarrollo personales y grupales; su objetivo central

ha sido promover la sanación de las heridas del alma,

el crecimiento personal y los aprendizajes trascendentales para la vida.

Captura de pantalla 2022-09-19 a las 10.35.15 a. m..png